«Casa del Gringo» fabricante de balas; vivía como Rey

Ene 7th, 2010 | By | Category: Tu puedes visitarlos, Victoria

El Vergel.- Entre la sierra Madre, y a orillas de la carretera Victoria-El Chihue, se encuentra uno de los lugares más interesantes del municipio de Victoria.

Se le conoce como “La Casa del Gringo”, porque fue propiedad de un americano al que se identifica como Roy Seimor.

El americano es leyenda por estas tierras.

Duró diez años peleando con los ejidatarios de Altas Cumbres y El Huizachal, hasta que un día abandonó todo, convencido de que no era el dueño.

No fue el primero en pisar esta desértica pero a la vez  prodigiosa tierra. Le vendieron el terreno otros americanos.

Mencionan los lugareños que se fue de por aquí en los ochentas.

Habría fallecido en un accidente automovilístico en la Unión Americana, en Austin, lejos del paraíso que creó en tierras tamaulipecas.

La noticia la trajo una nieta suya, de nombre Linda, quien de niña vivió aquí en El Vergel.

VIVIA CON TODAS LAS COMODIDADES

El americano construyó su vivienda y su rancho a orillas del arroyo que viene de Joya Verde, aguas cristalinas y dulces que escurren de la montaña.

Los álamos y encinos son frondosos; se respira la naturaleza, tal y como es, en la soledad del cañón.

Al “gringo” se le reconoce la visión e inteligencia que tuvo para vivir cómodo en plena sierra, con todos los beneficios que pudiera darle la vida moderna de las grandes urbes.

Para ello trabajó intensamente.

Las construcciones son de piedra (paredes) y los techos de varilla y cemento, misma característica las corraleras de sus ganados, hoy deterioradas por el tiempo y la mano irracional del hombre.

De acuerdo con una versión, el extranjero inventó un remolque jalado por una motocicleta, para poder acarrear la piedra a la gente que le trabajaba.

Vivía con su esposa afectada por artritis, quien se fue y tampoco regresó jamás.

Y TENIA SU ALBERCA

Las ruinas están para ser admiradas por los victorenses y los tamaulipecos. El ejido dará  las facilidades a los turistas y visitantes  que quieran saber sobre la historia de este extranjero.

El tipo construyó una alberca, según esto, porque quería que allí jugara su nieta, entonces muy chica. Es una construcción de cemento y piedra, la que conectó a través de un chorro de agua que nace allá arriba.

Aquí está todavía la alberca, intacta.

Y más abajo, en las afueras de la casa, generaba su propia energía eléctrica a través de la corriente de agua, con una rueda conectada a una dinamo.

Tenía salas y recámaras. Los baños con agua corriente y tina.

Las chimeneas perfectamente bien elaboradas, lo mismo las cocinas.

Tan son útiles las instalaciones que, con el visto bueno del ejido, aquí se plantaron los comedores de los constructores de la carretera Rumbo Nuevo.

ERA FABRICANTE DE BALAS

Hay otro elemento interesante para los visitantes de la Casa del Gringo.

¿De qué vivía el señor? entre otras cosas de la fabricación de balas que exportaba quién sabe a dónde…¡A los guerrilleros!, dicen en broma los lugareños.

Se encontraban aquí los elementos necesarios para la fundición de metal. Realizaba todo el proceso.

De eso no se sabe mucho, aunque hay los indicios.

En este desolado lugar, no era común que se presentara alguna autoridad.

¡Ah!, pero también vivía de una granja avícola que explotaba, y ganado bovino, caprino, y caballar.

Dicen que el señor, ya de edad, se dirigía a través de la sierra para ciudad Victoria, donde vendía abundantes cantidades de huevo.

Agrega la voz popular que el tipo era tan inteligente que puso en marcha un automóvil viejo, lo rehabilitó con cosas hechizas.

Por ejemplo le puso un tanque de 200 litros como radiador.

Sin embargo, para salir a la civilización utilizaba otro auto viejo pero en buenas condiciones.

TAMBIEN PRACTICABA EL ESOTERISMO

Son muchas las cosas interesantes que encierra este rancho.

Muy poca gente había llegado hasta aquí, pero un día vinieron las máquinas del progreso.

Antes, el americano tenía una entrada directa desde el antiguo Camino Real a Tula, hasta su casa.

Ahora no, solo se puede llegar a través de El Huizachal, pero por el lado de Joya Verde.

El casco es propiedad del ejido y sus autoridades tienen las llaves.

Un dato que se nos olvidaba: El extranjero se dedicaba a disciplinas exóticas.

Según esto practicaba el esoterismo, como lo muestran dos pirámides, una sobre otra, que fueron adheridas en la parte superior de la chimenea de la sala.

Al parecer pertenecía a un grupo que se hace llamar “Triángulo Doble”.

Allí lucen intactas, como cuando se fue el extranjero.

Se menciona que, cuando Manuel Cavazos Lerma era Gobernador, por su afición al esoterismo, se venía a meditar a esta vieja construcción sombreada por frondosos árboles, siempre protegido por elementos de la Policía Ministerial.

http://www.turistam.janambre.com.mx

2 comments
Dejar comentario »

  1. excelente material amigo. ojala pudieramos conocernos personalmente

    a tus ordenes en joyeria antares, hotel sierra gorda, 8 y 9 hidalgo. tel 312-20-10

    saludos y muchas gracias!!!

  2. Yo viví allí y conosi al gringo y efectivamente se llamaba linda la hija o nieta se la pasa va brincando en el generador o. Pileta nos trataba muy bien el sr.dios lo tenga en su gloria mi padre Lavoro con el no sé cuánto tiempo yo tenía algunos dos años

Dejar comentario