Pedro J. Méndez fue un gallero empedernido

Ene 17th, 2010 | By | Category: Hidalgo, Lo más interesante

Hidalgo.- Los historiadores se contradicen.

El general guerrillero Pedro José Méndez Ortiz tuvo una hija, única, antes de ser muerto de un tiro en el pecho a los 29 años en la Batalla de Tantoyuquita.

Unos mencionan que María Diana nació en una cueva cercana al Cerro del Bernal, donde la señora María de Jesús Moncayo estaba escondida de las fuerzas  reaccionarias y los invasores franceses.

Según esa historia, Moncayo estaba acompañada de dos guardias que le daban protección.

Al entrar a la cueva donde nacería  Diana, dos tigres hambrientos se arrojaron sobre los intrusos pero al instante fueron eliminados a balazos por los guerrilleros.

María de Jesús Moncayo, su esposa, oriunda de San Luís Potosí, era sobrina en tercer grado del general Méndez Ortíz.

La otra versión es de Enrique León de la Barra (1966) “Pedro J. Méndez, defensor de la Patria”, y señala que Diana nació en la sierra de San Carlos donde andaba huyendo.

-Las once Pedrito ¿por qué no te acuestas hijito mío?, dice la madre mientras interrumpe la conversación.

-Porque no tengo sueño, contesta Pedro, incorporándose para bostezar mejor.

Era la voz de Doña Agapita Ortiz, y la respuesta de su hijo Pedro J. Méndez.

Todas las noches acostumbraba la familia reunirse en el patio de la casa para hacer comentarios. Eran los hermanos Pedro (el mayor) Gabriel, Vicenta y Agapito.

Aquel día, dice el biógrafo Gabriel González Mier (1893), eran ya las once de la noche.

Fue entonces cuando intervino la hermana Vicenta:

-No te creas mamá, tiene sueño pero no va a acostarse porque tiene miedo.

-Vamos hijito, vamos a dormir, dijo la madre compadecida al fin.

-¡Miedoso! ¡Miedoso! ¡Miedoso!. Fue el coro de los hermanos menores de Pedro, quien por miedo no quería entrar a la recámara (cuarto).

De acuerdo con las palabras de Mier, Pedrito era bastante miedoso cuando estaba chico, aunque más tarde se convertiría en un temido general que a sus enemigos (capturados) los hacía seleccionar cualquiera de estos dos caminos:

Matamoros.- Muerte por fusilamiento.

Horcasitas.- Muerte por ahorcamiento.

LA PATRIA LO RECUERDA; LA GENTE NO

Pues bien, el lugar en que supuestamente se dio ese diálogo, la Hacienda de San Agustín, está prácticamente desaparecida por el paso de los años.

Méndez Ortiz es el único hombre que ha sido designado “Héroe de Tamaulipas” por disposición del Congreso del Estado.

De acuerdo con la historia, allí vivió Diana con su madre María de Jesús. Hoy se le conoce al lugar como rancho “El Enchilado”.

En la única pared de arcilla que queda puede leerse: “Por su valor, lealtad y heroísmo, la patria lo recuerda”.

A un lado de estas frases, puede observarse un escudo de armas del estado de Tamaulipas, grabado en cemento y sostenido por unas cuñas de madera.

Más atrás hay un obelisco en que aparecen datos: “1896-1972, escuela secundaria del CDE del PRI, ejidatarios Año de Juárez”.

Puede  interpretarse que es el año en que falleció Méndez, pero no es así puesto que murió en enero de 1866. La segunda fecha, 1972, efectivamente se trató del Año de Juárez.

No hay una puerta para entrar a las instalaciones de la ex hacienda.

Bases de mezcla con sillar, al fondo, de lo que fueron los pilares de viviendas o gigantescas trojes. Las inclemencias están acabando con ellas.

Un vecino de Hidalgo dice que las autoridades organizan homenajes al general el día de su nacimiento, 22 de noviembre de 1836, o el de su muerte, 23 de enero.

“ME HAN MUERTO”: MENDEZ

Dicen los historiadores que en la batalla de Tantoyuquita Pedro José pretendía despojar a los franceses de 200 mil pesos en efectivo que habían descargado del puerto.

Al comienzo de la batalla, Méndez fue blanco en la cabeza que resultó ser un “rozón”. Pero de pronto recibió uno en el pecho que le acusó la muerte casi instantánea.

Según esto, alcanzó a decir: “Me han muerto, no desmayen, allá está el camino” (y señaló al enemigo).

Su cuerpo habría sido recogido por el militar Pedro Mata, quien ocultó el cadáver “para no desmoralizar a la gente ni reanimar al invasor”.

A la mañana siguiente fue hallado su cuerpo, no sin antes batallar para identificarlo, puesto que utilizaba el mismo vestido que todos los soldados.

El cadáver habría sido trasladado a  su natal Hidalgo seis días después que fue asesinado en la batalla.

La inhumación se habría realizado a las diez de la noche en la parroquia de Hidalgo.

Pero ninguno de los historiadores menciona por qué a las diez de la noche, cuando se supone que en pueblo chico a esa hora todo mundo duerme. Tal vez haya sido por la descomposición del cadáver.

A Pedro José se le identifica más bien como un guerrillero y así lo reconoce Juan Manuel Torrea en su obra de 1935, en que lo menciona como “Guerrillero de Guerrilleros”.

También la Enciclopedia de México, quien señala que fue comandante de guerrilleros y “organizó y dirigió una formada por diestros charros”.

Asimismo el diccionario “Porrúa” dice que Méndez fue muerto “en un asalto a Tantoyuquita”.

QUE ERA UN GALLERO EMPEDERNIDO

Aquí en Hidalgo, hay gente que asegura que Pedro no murió en Tantoyuquita, sino que quedó herido y fue traído a la hacienda donde se le curaba, pero ahí fue donde falleció.

No podría haber durado tanto tiempo el cuerpo sin que sufriera una severa descomposición, comentan.

Pero hay otros datos interesantes que cuentan y que recogen los biógrafos.

Pedro era gente de rancho, hacendado, que se dedicaba a la agricultura y ganadería.

Su padre murió cuando tenía 17 años y desde entonces fue el “jefe” de la familia.

Era aficionado empedernido a los gallos, de tal forma que, en una ocasión, cuando sometió al barco “El Blanco” de los franceses, halló arriba dos ejemplares que se llevó hasta Hidalgo.

En cualquier donde había peleas de gallos se detenía y terminaba por apostar.

El Héroe de Tantoyuquita estudió primaria en Ciudad Victoria y secundaria en Linares.

http://www.turistam.janambre.com.mx

One comment
Dejar comentario »

  1. soy horgulloso tamaulipeco nacido en ciudad victoria 1976 estudie en la mejor escuela primaria en ese entonces «escuela primaria Pedro Jose Mendez» recuerdo que todos los años se hacia la representacios de la donde el general fue muerto y todos peleabamos por ser el general

Dejar comentario