Mante en el libro de Guiness con el venero más profundo

Ene 24th, 2010 | By | Category: El Mante

Mante.- Esta ciudad tamaulipeca figura en el libro Récords de Guiness. Seguramente es la única de nuestra entidad que ha logrado tal privilegio.

Pero quien realizó la hazaña no volverá. El americano Sheck Exley, buzo profesional, encontró su muerte también en territorio tamaulipeco, en Aldama, en el cenote de El Zacatón.

Obtuvo tal récord en el venero El Nacimiento, donde nace precisamente el río Mante, por su profundidad, único en el mundo.

Exley bajó por el venero hasta casi los 300 metros, en una hazaña que se le reconoce en Estados Unidos y en Europa, en  todo el mundo. El descenso se dio en 1989.

Sin embargo, el buzo experto en cavernas, el mejor del mundo, murió ahogado en Aldama en 1994, a más de 700 metros de profundidad.

El venero El Nacimiento es maravilloso por su entorno, por el agua que brota a borbollones de hasta 500 metros por segundo.

Toda ciudad Mante consume agua del venero, convertido ahora en centro recreativo para bañistas y lugar de pastoreo de animales.

Dicho sistema de canales para riego fue construido después de 1921 para beneficiar a 21 mil hectáreas de caña de Plutarco Elías Calles y Aarón Sáenz Garza, quienes fundaron el ingenio Mante, más tarde expropiado por el Presidente Lázaro Cárdenas para hacerlo cooperativa de ejidatarios y obreros.

ACCIONES DEMAGOGICAS DEL CH. RAMIREZ

Esta es la “Evocación del Río Mante”, de Félix Dauajare Torres.

“Por su discreta herida la montaña vuelca su glauca sangre sobre el río, y en vena terrenal lleva su desvío, para nutrir la carne de la caña.

“La niebla gris desmiente a la mañana, el alegre lembor de su atavío, llevando al alma sin ningún desvío  por las rutas eternas de su entraña.

“Preso entre las caricias de la bruma, deja el blanco recuerdo de su espuma, el deslizar sonoro de las aves.

“Y del nido pluvial surge de pronto el pensamiento oscuro de las aves iniciando en el aire su tramonto”.

Tal inscripción permanece en una placa en el complejo hidráulico de La Aguja, algunos kilómetros abajo de El Nacimiento. Son los dos lugares tradicionales de  paseo de los mantenses.

Pero hay más placas que datan de 1949, algunas con temas políticos como la que sigue.

“La obra alemanista en este lugar,  demuestra  que con el trabajo, la Revolución ha hecho tangibles los ideales que la conmovieron. Ejidatarios y obreros del ingenio del Mante, S. C. L.”.

Estas y otras permanecen en un muro que parece bastante antiguo, allí donde están  las cortinas que llevan tres mil 700 litros por segundo a la ciudad y 450 a la planta azucarera.

Allí mismo es la división de los ríos. Hacia arriba es El Nacimiento, y hacia abajo el Mante, que van a desembocar más adelante al Guayalejo, Moctezuma, al Pánuco en última instancia.

“Es la vida de Mante, lo que falta son inversiones”, manifiesta  Alfredo Calderas Gutiérrez, de oficio “presero”, o sea el responsable de todo el sistema.

Tiene años en su trabajo y  está mejor enterado que todos.

¿Por qué se le llama La Aguja?.

Supuestamente es el nombre de las dos presas que tienen forma redonda, y por el centro cruzan las cortinas y un camino que lleva al canal principal. Tendrían la forma de una aguja atravesada por un hilo.

Pero no, dice Calderas, se le debe llamar “Balneario Nuevo Veracruz”, como lo  bautizó El Che Ramírez, el más querido gerente del ingenio Mante, originario de ese estado costeño.

QUE ES UN “OJO DE MAR”

Alfredo estuvo muy cerca del americano Exley, convivió con él y sus acompañantes que acamparon ahí por un lado de El Nacimiento.

Cuando  en 1988 el buzo regresó de las profundidades, le dijo que sospechaba de un “ojo de mar” porque llegó casi a los 300 metros y no tocó plan. Vislumbró todavía mucha distancia…Sin fin.

Pero ¿cómo ojo de mar si el agua es dulce?.

Fue lo mismo que le preguntó Alfredo al buzo americano y la respuesta fue que en el subsuelo el agua se va “filtrando” hasta que cambia totalmente.

En el interior de la caverna hay declives y línea, según lo comentó Exley al presero.

“Me decía que allá abajo, hasta la lámpara se le perdía y que no alcanzaba las paredes”, indica Alfredo.

También le comentó que para el regreso, en el camino iba tirando tanques de oxígeno. No sería conveniente cargarlos todos, hasta el destino final, y luego regresar con ellos.

El Nacimiento es pues, único en el mundo por su profundidad.

A raíz de la publicación en el libro Guiness, por la hazaña de Exley, comenzaron a venir otros buzos, muchos aprendices de escuelas.

Vienen a practicar, manifiesta el “presero”.

Le comentan que prefieren venir a Mante porque aquí la caverna es bastante amplia en el interior, para moverse.

Antes iban a una poza que está por Valles, en San Luís Potosí, cuya profundidad es de 60 metros, pero no quedaron satisfechos. Ahora prefieren Mante.

APARECEN HASTA PECES

Alfredo Calderas se anima con su información después que nos dijo que Mante está en el libro de Guiness por las inmersiones de El Nacimiento.

¿Qué hay arriba, detrás de la sierra?.

Se apresta a decir que nada, por arriba no hay ríos, según se lo contaron expertos de Petróleos Mexicanos que hicieron varias brechas en la zona en busca de minerales, inclusive petróleo.

Todos los arroyos de aquel lado permanecen secos.

Y cuenta la otra.

Allá más arriba, hay un vecino que construyó una represa para su ganado. De repente se vino la lluvia, se llenó el vaso, y aparecieron hasta peces. Esto robustece la teoría de que el venero es un ojo de mar.

Así las cuenta Alfredo, el responsable de la cortina  y el ojo de agua.

Dice que acampan por aquí americanos.

http://www.turistam.janambre.com.mx

2 comments
Dejar comentario »

  1. kisiera saber las especies que predominan en el nacimiento y la aguja, sobre todo, la presencia de catan y lagartos o bien, cocodrilos

  2. tube la oportunidad de ir en 2 ocaciones y es un exelente lugar para bucear. la caverna entramos solo poco pero si se ve imprecionante y es sin duda un lugar sugerido para l¿el buceo en cueva aunque no me ariesgaria ya que no cuento con el entrwnamiento devido

Dejar comentario