Hacienda de los Meade, “apenas” tenía 55 mil hectáreas!

Ene 28th, 2010 | By | Category: El Mante, Tu puedes visitarlos

Mante.- Junto con El Cojo, fue una de las haciendas más grandes de Tamaulipas.

Tenía nada menos que 55 mil hectáreas, o sea, de cerro a cerro y “hasta donde alcance la vista”, como se decía en la época.

Era la gran hacienda de El Naranjo.

Y en esas tierras se construyó en el siglo pasado, lo que hoy se conoce como El Castillo de Nueva Apolonia.

Aunque deteriorado por el curso del tiempo, sigue siendo un atractivo para los visitantes locales y turistas.

Dentro del terreno de la hacienda se encontraba la terminal de vapores de Tampico a Tantoyuquita, dice el Cronista de Mante, Juan José Mata Bravo.

La hacienda pues, era un punto vital de  comunicación entre el puerto y el resto del país o del extranjero.

Las embarcaciones entraban por el Pánuco, Tamesí, Guayalejo, y hasta llegar a Tantoyuquita.

Allí, en los muelles, que permanecen en ruinas,  se almacenaban las mercancías en una especie de recinto fiscal.

Había pues una aduana fluvial, cuyas oficinas se hallaban en Tancasneque, al otro lado del Tamesí, como lo explica el cronista.

LA GRAN HACIENDA

Los autores de la Reseña Histórica de Mante nos dicen que la hacienda El Naranjo era tan grande que abarcaba parte de los municipios de Mante y González.

Inicialmente su propietaria era la señora Joaquina Sáinz Trápaga viuda de Meade.

Antes de fallecer, Doña Josefina dividió la gran hacienda en dos partes para adjudicarla a sus hijos.

De esta manera, la parte occidental, que comprende el municipio de Mante, se la heredó a su hijo Joaquín Meade, a quien le correspondieron alrededor de 30 mil hectáreas.

Y la parte oriental, correspondiente a González, le fue entregada a Walter Meade, con una superficie de 25 mil hectáreas.

Por supuesto que la hacienda proviene de la época porfiriana, cuando la concentración de tierra era la forma de producción.

Diez haciendas poseían  una cuarta parte de las tierras agrícolas y ganaderas de Tamaulipas.

La más grande que llegó a operar fue la hacienda La Sauteña, en el norte de la entidad, que tenía delimitadas nada menos que 750 mil hectáreas.

La otra gran extensión fue la hacienda El Cojo, en el municipio de González que, junto con El Naranjo, constituían los emporios de producción de la zona sur de Tamaulipas.

EL EDIFICIO CON TORREONES

Como decíamos, la hacienda se dedicaba fundamentalmente a la agricultura y ganadería.

La familia Meade Trápaga utilizó el riego en forma prominente.

La parte que se le dio a Joaquín, se irrigaba por el arroyo de Las Animas, y la de su hermano por el ríos El Naranjo y Tantoán, que es división entre los estados de San Luís Potosí y Tamaulipas.

En el casco de la hacienda se construyó el gran edificio de dos pisos, de mampostería, que tiene distribuidos torreones estilo del siglo XIX.

Su frente tiene más de cien metros, por cuarenta de fondo.

A la entrada, como sucedía con las grandes haciendas de la época, se encuentra el llamado Libro de Oro, o de visitas de los grandes personajes de la época porfirista.

Allí estamparon sus firmas y pensamientos, o mensajes para los hacendados, desde el Presidente Porfirio Díaz hasta sus colaboradores y miembros del gabinete.

También desfilaron Gobernadores del Estado y hombres prominentes de las artes y la ciencia.

Asimismo figuras de la época de la Revolución y de la posrevolución, pues se dice que allí se organizaban grandes banquetes y bailes de lujo.

A un lado de la finca puede apreciarse una capilla, donde eran sepultados los miembros de la familia de hacendados.

Era exclusiva, como pasaba con otras haciendas.

De ciudad Mante a El Naranjo hay aproximadamente 70 kilómetros, tomando por la ruta hacia Los Aztecas, y la carretera está pavimentada.

Dice la historia que, como todas las grandes haciendas porfirianas, El Naranjo tuvo su fin.

La viuda de Don Joaquín, Mercedes Esteva, fraccionó y vendió a muchos agricultores y vecinos, con fines agrícolas.

Hoy el predio, el casco, de aproximadamente tres hectáreas, se encuentra en litigio.

Los descendientes de la familia viven en San Luís Potosí.

35 MIL HECTAREAS!

Pero no solo era El Naranjo.

Había en la época porfiriana otra hacienda llamada Santa Clara, o El Atascador.

Dicen los historiadores que antes de 1920 fue de la familia Bocker, y más tarde de un señor Anarcasis Peralta, mejor conocido como “Carcho” Peralta.

Fue dueño del famoso hotel Regis de la ciudad de México, entre otros negocios.

Falleció en un accidente de aviación.

Los descendientes vendieron entonces a un extranjero llamado Charles Miller.

A finales de los sesentas el gran predio fue repartido, y se formaron ejidos como Lázaro Cárdenas, Tantoán, Reforma, Jesús González Ortega, Los Dorados, Santa Clara, Los Generales, El Triunfo, El Olímpico, El Refugio, Felipe Angeles.

Esta hacienda también utilizaba el riego.

En fin, si usted visita el municipio de Mante, no deje de ir al castillo de la exhacienda El Naranjo, en los límites con San Luís Potosí.

http://www.turistam.janambre.com.mx

6 comments
Dejar comentario »

  1. que interesante,que bien que todavia haya personas,que se preocupen por la historia y sobre todo interesante

  2. PRECIOSO ES CASTILLO,HACE UN MES TUVE LA DICHA DE VISITARLO Y ES ENORME JUNTO CON SU CAPILLA,NO DEJEN DE VISITARLO.

  3. Muchos recuerdos tengo de la Hacienda el Naranjo, corria el ano de 1966, cuando azoto el Huracan ines mis padres y mis tres hermanas junto con migo y mi hermano recien nacido teniamos 1 dia de haber llegado de Rio Bravo Tamaulipas , cuando azoto el Huracan yo tenia 9 anos de edad, pero fue algo feo ese huracan ,nos refujiamos en la hacienda , junto con toda la gente de por alli, pero recuerdo que despues de habernos refugiado alli la gente saqueo la hacienda, algo muy mal que actuo la gente despues de servirse, de esa finca. porque antes del Huracan eso era una belleza, tenia muebles ustensilios de plata , pero la gente la destruyo , y recuerdo que el dueno lo llamaban willy , pero el vivia en otro lueblo, y tenia el castillo con llave y la gente quebro los candados para poder entrar y refugiarse del Huracan, este senor se molesto tanto por el saqueo que decian que iba a ir con los soldados casa por casa, para investigar pero no se que pasaria despues , nosotros estuvimos unos tres anos y despues nos regresamos para Rio Bravo, y ahora estoy en Houston tx. por mas de 30 anos.

  4. Siento un orgullo de mi apellido , tenemos tanta historia y la que falta

  5. buenas tardes…. hace dias en el mes de marzo 2018… estuve visitando el el catillo de nueva apolonia….. me encanta, es un lugar magico..historico,,, soñador…. y me da tanta tristeza como esta vez que fui esta tan maltratado, saqueado de lo poco que quedaba de hace 10 años…. me encantaria que se reconstruyera, tengo algunas ideas y las mandare a las autoridades , he leido que esta en litigi pero algo se debe hacer, ya que es parte de la historia de tamaulipas….

  6. Conocer el pasado y su Historia es conocer el antes del presente. A veces será doloroso y a veces satisfactorio.Si se habla de explotación de las haciendas sobre los campesinos es doloroso,si se habla de la producción terrateniente pues era benefico.Sin embargo, la manera de vida de la época del porfiriato así era el sistema de gobierno del pobre pueblo mexicano,donde la riqueza estaba acaparada por unas cuantas familias .
    Además, lo que saquearon las personas del castillo les correspondía porque todo fue adquirido producto de la explotacion que que hicieron los MEADE y que actualmente el candidato del PRI quiere seguir exprimiendo haciendo honor a su pasado explotador como descendiente de los hacendados MEADE de la exhacienda El Naranjo, en Tamaulipas.

Dejar comentario