Ocampo, en busca del dinosaurio perdido

Ene 30th, 2010 | By | Category: Ocampo, portada

Ocampo.- En esta región habría sido la primera vez que los indios nómadas cultivaron el maíz.

Venían procedentes de Chicomostoc, en Zacatecas, en busca de un lago donde aparecería el águila devorando una serpiente, para fundar su ciudad.

Aquí se han encontrado cestos y vestigios de maíz prehispánico en cuevas y ruinas arqueológicas que después poblaron los huastecos.

Es la riqueza histórica de Ocampo que permanece en la incógnita.

Y no es lo único. Aquí están las grutas de La Puente, una cueva que atraviesa un cerro y en cuyo interior hay varios ríos que atraen la curiosidad de visitantes e investigadores.

Según los residentes de este lugar, todo Ocampo es historia. Por donde se vea hay vestigios de culturas prehispánicas.

Es más, los huastecos llegaron hasta este lugar. Tal vez sea la región más al norte donde se establecieron y dejaron los signos de una cultura. Los indios de la región de las Tamaulipas eran nómadas y salvajes, sin adelantos para su supervivencia.

Pero esto, solo lo saben quienes están al tanto de la historia porque el pueblo en general, no tiene posibilidad de enterarse.

Aquí hay un museo que se llama “Rufino Muñiz Torres”, un profesor ya fallecido, quien en vida fue amante de estudiar la historia regional, además de acumular piezas arqueológicas.

En el museo, hay una muestra de “San Antonio Nogalar”, municipio de González, según esto, una cultura que floreció 500 años Después de Cristo.

Ocampo tiene alrededor de cinco mil habitantes, pero son muchas las familias originarias de la región que de vez en vez regresan para recordar su pasado o estudiar los primeros asentamientos.

UN SACERDOTE SACRIFICADO

A cuatro leguas al poniente, se ubica el lugar conocido como Pueblo Viejo. Ahí se habría establecido el Tanhuanchín de los huastecos, desde una época que no ha sido definida.

Cuenta la leyenda que entre los años  1700 y 1702, Tanhuanchín fue atacado ferozmente por los janambres, indios salvajes que habitaron por Jaumave.

Del ataque a la comunidad española fundada por José de Escandón, solo habrían quedado los cimientos de las casas incendiadas. Fueron todas, pues.

Y, atado al tronco de un árbol, quedó el cuerpo de un sacerdote que había llegado para impartir el pan espiritual. Yacía atravesado por las flechas envenenadas.

Un crucifijo del siglo XVI que la historia y la leyenda dicen que perteneció al sacerdote, fue recuperado por el profesor Muñiz antes de su muerte (la suya).

SE LLAMO SANTA BARBARA

Cabe mencionar que Ocampo registra al menos tres nombres con asentamientos en diferentes lugares.

El primero sería Tanhuanchín, que significa lugar florecido, donde habitaron los huastecos.

Pero antes, ahí mismo, habrían estado los indios que venían de Aztlán y denominaron a su pueblo Tamahanchán o Tamanchán, que en maya significa lugar de águila y serpiente.

¿Por qué se darán estas combinaciones de culturas?. En la región  hay bastantes pirámides ¿por qué aquí si eran del sureste de la República?.

Más tarde, José de Escandón fundó lo que hoy es Ocampo con el  nombre de Santa Bárbara, el 19 de mayo de 1749.

Procedentes de Valles, S. L. P. se instalaron hasta 460 familias que venían con Escandón.

Pero fue hasta 1869 cuando la antigua Villa de Santa Bárbara, fue denominada Ocampo en memoria de Don Melchor Ocampo.

Desde el siglo pasado, 1898 -hace más cien años- el poblado fue elevado a la categoría de Ciudad, que actualmente tiene.

LA MISION DE LOS MUERTOS

Al año siguiente de su fundación por José de Escandón, quedó instalada la Misión de Igollo, donde se congregaban los religiosos que venían a catequizar. Como titular se nombró a Francisco de Escandón y Helguera, hermano del Conde de Sierra Gorda.

Pronto, la misión llegó a contar con indios pames (huastecos) y janambres.

Las ruinas de la misión siguen y representan un atractivo turístico.

También es necesario mencionar que el poblado y la misión sufrieron una inundación en 1757 y por tal motivo se cambiaron al lugar que actualmente ocupa Ocampo.

Tres años más tarde, la villa tenía 550 habitantes y la misión 243 indígenas pames y seis familias pisones.

En las ruinas de lo que fue el templo de La Misión, los ocampenses sepultaron a sus muertos hasta hace poco. Era la costumbre que trajeron los españoles.

Dice la historia que el templo no acabó de edificarse hacia el año de 1715.

Los muertos se enterraban en el altar mayor, el confesionario, la pila bautismal, entre las paredes, donde sea. Incluso las tumbas llegaron afuera del templo.

Arriban algunos visitantes de vez en cuando, pero no hay quién les informe o los oriente sobre la historia y las leyendas que se conservan.

Y más adelante, por el mismo camino hacia el oriente, está el lugar conocido como “La Alberca”, un centro de recreo donde se reúnen familias por lo general en Semana Santa. Hay algunos asadores instalados por el municipio.

Pueden verse a lo largo del camino pirámides o “cues” que se atribuyen a los huastecos que alcanzaron a llegar hasta aquí.

ZONA DE LOS METEREORITOS

En el museo se conservan algunas partes de meteorito halladas en la Sierra Madre.

Según las versiones, por esta zona pasa un cinturón o capa de Van Allen. Es una región magnética que atrae los cuerpos del espacio.

Y nada de esto sucede en otra parte de Tamaulipas, por lo que Ocampo es privilegiado.

Esta capa se encuentra al poniente de la cabecera.

Aquí podría encontrarse el único volcán (apagado) que registra la entidad tamaulipeca. Está en el lugar conocido como “Cerro Partido”, en cuyos alrededores pueden sentirse masas de aire que provienen del centro de la tierra.

Según los conocedores, en la misma región, en lo alto de la sierra, está el observatorio astronómico indio.

Quienes han escalado, aseguran la presencia de tres grandes rocas haciendo un triángulo, arriba de las cuales permanece otra plana con tres perforaciones por las que entran los rayos solares.

Debajo de todo esto, siguiendo la línea de los rayos del sol, los astrónomos indios habrían realizado sus apuntes valiéndose de un “menhir”, o sea una construcción de roca, cilíndrica, en forma vertical, de varios metros de longitud.

Al parecer, ahí se sentaron las bases de lo que sería el Calendario Azteca.

EL DINOSAURIO PERDIDO

Mucha historia es la que tiene.

Hace algunos años, los residentes encontraron el esqueleto de un raro animal perteneciente a la familia de los dinosaurios de hace millones de años.

Comentan que estaba en la región de El Tigre, lo más alto de la sierra. Incluso los huesos presentaban residuos de carne que dejaron las aves de rapiña.

Lo extraordinario es que el esqueleto tiene tres hileras de costillares. Las normales, a los lados, y una en la espalda, hacia arriba.

Por tal motivo aquí estuvieron investigadores de varios países que dictaminaron que se trata de un macroposaurio, un ser que mide alrededor de tres metros de largo con un peso promedio de 135 kilogramos.

Pero estos huesos no aparecen en el museo de Ocampo.

La responsable del mismo, nos informó que los investigadores no le hallaron interés y la osamenta la tiene un familiar del profesor Muñiz en la sala de su casa, como “adorno”.

Es mucho lo que tiene que enseñar Ocampo a los tamaulipecos y más allá de nuestras fronteras.

Incluso, se menciona que entre la iglesia de Santa Bárbara y la población corre una serie de túneles. Los abrieron las familias más ricas para llegar al templo en caso de algún ataque de los indios.

En el curso de los túneles, tendrían suficientes armas para su defensa.

Y hay una leyenda que dice que, en el Cerro Partido hay un grandioso tesoro.

Pero si alguien trata de obtenerlo, una voz le indica que debe cargar con todo “o nada”…

Si hay desobediencia, ahí muere el intruso.

http://www.turistam.janambre.com.mx

5 comments
Dejar comentario »

  1. me da gusto ver imagenes de mi pueblo algunas me traen viejos recuerdos como el panteon de la mision

  2. Hermoso Ocampo Tamaulipas. Mis padres son originarios de ahí. Y en mi niñez recuerdo que ibamos muy seguido para allá y nos llevaban de paseo a todos los lugares turisticos cercanos como el contadero, el cañon de la servilleta, el riachuelo, etc. Y que decir semana santa con sus magnificas representaciones de nuestro señor Jesús. Ahora tengo 39 años y extraño mucho ir para allá, la ultima vez que fui, fue porque falleció mi abuelito de 105 años hace 4 años.

  3. EL ESQUELETO QUE AQUI APARECE ,DE NIÑO A MI ME LO MOSTRO EL MAESTRO RUFINO MUÑIZ,QUIEN ME RECONOCIO COMO NIETO DE UN COMPAÑERITO DE PRIMARIA DE EL…MI ABUELO,Y ME PLATICO DE ESE ANIMAL…YO NUNCA LO HE OLVIDADO Y EN TAMAZUNCHALE SAN LUIS POTOSI,UN VECINO DE AHI ME DICE QUE ALLA HAY UN ANIMAL DE ESAS CARACTERISTICAS QUE COME RETOÑOS DE HOJAS Y CACTUS TIERNOPS,AL QUE LE LLAMAN TZOMPETLACHITLE…AL PARECES ES UN DINOSARIO PEQUEÑO QUE SE MUEVE EN 2 PATAS A BRINCOS…Y ANDAN EN GRUPOS…EL ME QUISO LLEVAR AL RANCHO DE SU HERMANO DONDE SE LES VE SEGUIDO EN FAMILIAS….HABRA QUE INVESTIGAR MAS…..SALUDOS DE TAMPICO…

  4. estupenda descripcion de parte de la historia de ciudad ocampo tamaulipas que admiro con respeto y como asi es me gustaria si se me permite aportar una observacion con respecto a la palabra tanhuanchin o tanguanchin derivada del dialecto tennek o bichow constituido por tres bocablos que conforman en si la palabra antes mencionada si tu amigo observador tienes interes dimelo puesto que a tu sevidor le gusta un poco indagar respecto a etimologias afortunadamentente esta lengua subsiste en cambio la janambre no por lo que si tu conoces algo de ella aparte del canto janambre mucho te agradesere lo compartas conmigo gracias tu amigo marcelino juarez locutor retirado e estudiante de fitografia en forma autodidacta en ciudad mante tamaulipas mexico gracias amigos

  5. Felicidades por la informaciòn. Me gustò mucho. Yo soy misionera catòlica y he tenido la oportunidad de conocer un poco de este maravilloso lugar y gracias a lo que he leìdo aquì me ha surgido la inquietud de ir a conocer algunos sitios que ustedes mencionan y porque no? buscar los tùneles y el observatorio.
    En otro orden de ideas: SOLICITO SU AYUDA EN LO SIGUIENTE: ¿Alguien me puede relatar con argumentos la anècdota que me han contado respecto a la lucha de los indìgenas con los conquistadores? Esa donde los naturales vencieron en la primera vuelta al tirar a los españoles de sus caballos jalando a los caballos de la cola?
    Gracias.

Dejar comentario