Doña Cecilia no fue una prostituta…Solo dormía con hombre diferente cada noche

Feb 4th, 2010 | By | Category: Lo más interesante, Madero

Madero.- Funcionarios y políticos andan en busca de información para venerarla, enaltecerla.

Pero los historiadores saben muy bien de su pasado: Fue una devoradora de hombres.

Para algunos una prostituta, mujer guapísima, en tanto que otros dicen que fueron las circunstancias de la época.

Lo cierto es que Doña Cecilia –según la historia-, fue amante de muchos hombres, aparte de los siete maridos que se le contabilizaron.

Al último lo sepultó cuando ella tenía ya 78 años.

Nos referimos por supuesto a Cecilia Villarreal, quien le dio el nombre a Madero en sus orígenes, antes de que fuera municipio, antes de que fuera considerada como ciudad.

La historia es interesante.

Hay quien afirma que Cecilia fue la madre del general Felipe de la Garza, el mismo que fusiló a Iturbide, pero se ignora por que él no tomó posesión de la herencia de tierras que la Doña le dejó en el sur de la entidad.

En fin, veamos.

PALUDISMO GANO LA GUERRA

En 1829 Doña Cecilia era una ranchería perteneciente a Tampico.

La dueña de la morada, Cecilia Villarreal, tenía un jacal de guano con cocina para asistir a los viajeros que cruzaban el Pánuco, principalmente comerciantes.

Eduardo Infante Alvarez, cronista de Madero, menciona en sus obras que la ranchería se dio a conocer al mundo cuando, en 1829, ahí fueron derrotadas las fuerzas españolas de Isidro Barradas, quien pretendía reconquistar México para la corona Española.

El asalto final por parte de los mexicanos partió de la ranchería, entre las diez y once de la noche del diez de septiembre de 1829.

Y, a las once de la mañana del día siguiente, los españoles sacaban la bandera blanca en señal de rendición.

Por supuesto que la batalla la ganaron los mexicanos, pero hay otros elementos.

El último parte de guerra indica que murieron 215 españoles a manos de los mexicanos, pero más de 693 a consecuencia del paludismo y otras enfermedades, como diarreas que se desataron en el puerto a consecuencia de lluvias interminables.

LA HERMOSA MUJER

Cuentan los historiadores que Doña Cecilia era originaria de Soto la Marina, donde se habría casado muy jovencita con Francisco de la Garza, de cuyo matrimonio habría nacido, en 1798, Felipe de la Garza, más tarde general y héroe de Tamaulipas.

El historiador Armando Trujillo Núñez, escribe que el primer marido de Doña Cecilia fue muerto por un individuo llamado Juan “El Zurdo”, quien pretendía a la hermosa mujer.

Después tuvo, oficialmente, otros dos maridos, el español Manuel Casados  y Antonio Pérez.

Aunque faltan datos, se sabe que la Doña se fue de Soto la Marina a vivir a lo que hoy es Madero, cuando se encontraba completamente despoblado, donde le dio “vuelo a la hilacha”, como dice la voz popular.

Se menciona que hasta ciudad Madero iba seguido El Zurdo, a merodearla.

Su casa la habría construido en 1800.

Cuando llegó ferrocarriles a la región, muerta ella, ocuparon su casa como bodega.

La construcción fue tumbada aproximadamente en 1946.

Sobre Doña Cecilia, Trujillo publicó en la Revista Tamaulipas No. 230 del año 1974:

…Cecilia era una mujer hermosa, que arrancaba suspiros a su paso por la rotundidad de sus carnes morenas y sensuales; y una mujer así es siempre apetecida y requerida en amores por aquellos a los que el placer sin freno arrebata.

LOS SIETE HOMBRES

Lo que se sabe es que Doña Cecilia era una mujer fácil, requerida por todos. Su fama se fue acrecentando en Tamaulipas y más allá.

Les daba consuelo a los viajeros que venían del sur a comerciar con productos.  Debían cruzar el río por la Barra, donde vivía sola.

Además, les daba de comer a ellos y sus animales.

Nunca  pasaba una noche sin compañía, dicen.

Una de las principales referencias que se tiene de Doña Cecilia, es un escrito que dejó la marquesa Calderón de la Barca, esposa del primer embajador  plenipotenciario de España en México, después de la independencia.

La marquesa visitó Tampico por el año de 1842.

-Yo me la imaginaba joven, amorosa y con un corazón destrozado; una melancólica monja laica que se había retirado a la soledad huyendo de las vanidades y falsedades del mundo, en donde vivía como una heroína con el producto de sus rebaños…

No fue hasta después de nuestra llegada a Tampico que tuve la pena de descubrir que la interesante criatura, la encantadora reclusa, tiene 78 años y acaba de enterrar a su séptimo marido…

Acepto la noticia dudosamente. De aquí en adelante procuraré retratarle ante mi mente como una antigua encantadora habitante entre serpientes.

Pero el historiador tamaulipeco defiende a la Doña e indica.

-La marquesa no conoció a Doña Cecilia, pues solo noticias tuvo de ella por voces de los lugareños. Pero se atrevió a pintarla y deformarla por las versiones insidiosas de la maledicencia.

Y reitera el mismo autor:

-Doña Cecilia es objeto de tergiversaciones y las más crueles calumnias y menosprecios….

DE CECILIA A MADERO

De acuerdo con el cronista Infante Alvarez, en 1842 Doña Cecilia tenía 78 años.

Pero allá por los primeros del siglo antepasado, cuando anduvo por estos lugares Antonio López de Santa Anna, se dice que fue amante de la Doña.

No se sabe a los cuántos años falleció y menos dónde quedó sepultada.

Por otros documentos se sabe que en 1824 Cecilia le heredó a su hijo Felipe de la Garza Villarreal todas sus propiedades.

Esto lo hizo ante el escribano de Pueblo Viejo, dado que no había en Tampico (este lado del río) porque apenas tenía un año de haberse fundado.

Tampico se fundó como Santa Anna, en honor del general.

Hay otro documento que comprueba que en 1855 Doña María Victoria Campillo de Ysasi compró parte de los terrenos que fueron de Cecilia.

No se sabe si se las vendió el general u otros descendientes.

Felipe de la Garza vivió en Soto la Marina y falleció en 1860. Su casa todavía está ahí, intacta.

Para 1900, al lugar se le conocía como colonia Doña Cecilia.

La casa de la señora se ubicaba en lo que hoy es la colonia El Tinaco.

En 1903 se instaló la primera refinería, la Pierce, y comenzaron a llegar chinos y españoles, extranjeros la mayor parte, para el trabajo duro y pesado.

A Cecilia se le declara municipio independiente el primero de mayo de 1924.

Sin embargo, es hasta 1930 cuando se le concede la categoría de ciudad, por parte del Congreso de Estado, pero ya como Madero.

One comment
Dejar comentario »

  1. Definitivamente la descripción de Doña Cecilia es un tanto a la ligera y mal intencionada. estoy a la orden para compartir información de la verdadera historia de Doña Cecilia

Dejar comentario