El asesinato de la paloma «Alas Blancas»

Mar 18th, 2010 | By | Category: Abasolo, Tu puedes visitarlos

Parras de la Fuente, Abasolo.- En igualdad de derechos, el nido lo elaboran el macho y la hembra, juntos.

Ella es la que empolla, en una incubación que dura 16 días. La alimentación es de pico a pico.

En un periodo de 18 días, los polluelos abandonan el nido.

Aquí se encuentra la colonia más importante de paloma “Alas Blancas” de todo el continente americano. Son alrededor de cuatro millones de animalitos que visitan esta región entre abril y agosto, para reproducirse.

Pero a la vez el Gobierno del Estado ha decretado la reserva ecológica “Parras de la Fuente”, la más importante de su tipo en el mundo, con una superficie de tres mil 539 hectáreas.

No se sabe a ciencia cierta por qué es que las palomas prefieren esta región de árboles y chaparros a orillas del río Soto la Marina.

Los investigadores están ciertos que la deforestación, la construcción de carreteras y de viviendas, aleja sustancialmente a las palomas.

¿QUE TIENE PARRAS?

Entre los ejidos Parras de la Fuente y Gildardo Magaña, hay un clima promedio anual de entre los 18 y los 22 grados centígrados; sin embargo, en ocasiones la temperatura baja a los tres grados.

La lluvia va de 700 a 800 milímetros (considerada como  muy baja).

Dicha región de ébanos y limoncillos tiene especies en peligro de extinción,  como el chamal y la chicharrilla.

En general, se ubican 139 variedades vegetales o de flora, pertenecientes a 122 géneros y 45 familias.

Se han detectado hasta 134 especies de fauna de la región, sin  tomar en cuenta a los peces.

De ellos, 42 son mamíferos, 68 aves, 16 reptiles y ocho anfibios.

Allí se dan por ejemplo, desde la cotorra de cabeza amarilla, al cenzontle, la calandria jacalera y la zenaida asiática (Alas Blancas).

GUAJOLOTE Y BOA CONSTRICTOR

Los investigadores mexicanos y estadounidenses han encontrado que, además de la paloma, hay zorra gris, coyote, tlacuache, conejo, ardillas, armadillo, venado y jabalí.

Asimismo, guajolote silvestre, codorniz.

Pero también animales en vías de extinción, como el jaguar, puma, leoncillo, gato rabón, víbora de cascabel, la boa constrictor y la garza morena.

Además, hay halcones, aguilillas, chachalacas, correcaminos, chuparrosas, lechuzas, pájaros carpinteros, gorriones europeos.

En la región las especies son cazadas principalmente para aprovechar la piel, o bien como mascotas.

Y es que en Parras de la Fuente hay un registro de 98 ejidatarios, en tanto que en Gildardo Magaña son 148.

Los primeros estudios sobre la paloma se hicieron en 1983 para determinar el hábitat. En 1987 intervino ya la SEDUE y biólogos estadounidenses.

En realidad se viene trabajando desde 1985, en una superficie aproximada de cuatro mil hectáreas.

Pero no es la única, hay otras colonias como: Cítricos, en Santa Engracia; El Comanche, en San Carlos y San Rafael, La Laguna y Los Panales, en el  municipio de San Fernando.

Cabe mencionar que en 1991 fue creado un fideicomiso para el estudio y protección de la paloma Alas Blancas.

En esa misma fecha, el Presidente Carlos Salinas de Gortari visitó Parras de la Fuente, donde se instalaría y delimitaría la reserva ecológica.

Por entonces, se destinó una partida inicial de tres mil millones de pesos, aportados por varias instancias.

De acuerdo con los informes de los estudios, entre 1977 y 78 había una población de seis millones de palomas en la hoy reserva, mismas que cada año se reducen ¿por qué?.

Cada año llegan a la región cientos y hasta miles de cazadores americanos que realizan una terrible matazón de palomas, sin que se les vigile sobre el número de piezas que deben llevar.

En tres días asesinan cientos de animalitos, y los empleados los campos de caza, solo separan las pechugas y las avientan a las hieleras de los americanos, que se las llevan a los Estados Unidos.

Nunca se ha respetado el número de piezas. Se menciona que hay corrupción entre los funcionarios de la Procuraduría del Medio Ambiente.

Pero además, el alimento es esencial para aumentar la población de aves, y también agua suficiente, los esteros.

Comen semillas naturales e insectos, aunque en menor medida.

A ciencia cierta, no se sabe la población de palomas, ni en el estado ni en Parras de la Fuente, pues los cazadores, muchas veces sin permiso, asesinan a miles cada ciclo.

El hecho es que, si las autoridades no intervienen, si no se dan vedas absolutas, pronto esta región quedará desolada.

http://www.turistam.janambre.com.mx

Dejar comentario