Aunque usted no lo crea, aguas termales y azufrosas en Victoria

Abr 5th, 2010 | By | Category: portada

Cd. Victoria.- Su temperatura es cálida, se percibe, se siente, se toca.

Una sensación extraordinaria para cualquier visitante, en una zona que se supone de ninguna manera es volcánica: Victoria, la capital.

De acuerdo con los informes recibidos, son de las pocas aguas termales (calientes) que hay en Tamaulipas.

Están aquí cerquita, en el municipio de Victoria, pero desafortunadamente nadie las visita ni se proporciona información a los turistas y menos los dueños del rancho brincan algún servicio.

Aunque están contenidas en la guía turística de la capital, el lugar permanece cerrado bajo candado, con todo el desinterés de los propietarios del predio particular.

Al venero se le conoce comúnmente como “Ojo Caliente”, pegado a la sierra Madre Oriental, y de allí se integra al arroyo que lleva el mismo nombre.

Aparte de lo termal las aguas son azufrosas, aunque en un grado poco penetrante, y sirven para consumo humano, animal y de riego en plantaciones de maíz con fines de autoconsumo.

Se dice que otros lugares tienen aguas termales, como Mainero y Aldama, regiones con características volcánicas.

NO ME GUSTA: EL DUEÑO

Después de cruzar varios kilómetros de terracería, nos encontramos con Alberto Pérez, un campesino nacido allá entre los cañones de la sierra.

Tenía una propiedad arriba, pero sus hijos comenzaron a crecer y a necesitar más tierra para hacer lo que aprendieron por generaciones: Sembrar y críar animales.

La única opción era hacia la parte más baja, con sus vecinos inmediatos.

El terreno se lo compró a un empresario victorense, indica, pero le quedaron muy malas experiencias de los visitantes.

Llegaban en camionetas, con mujeres, a tomar y tirar balazos, a hacer desmanes que le ocasionaban daños.  Cuando se retiraban dejaban abiertas las puertas y el ganado se salía.

Tres animales fueron muertos en la carretera Victoria-Llera por los camiones pesados.

Más tarde la familia Pérez compró toda la franja e instaló una cerca para que nadie entrara al nacimiento. No quieren saber nada de turistas, aunque se los han pedido las autoridades.

“Aquí vienen los amigos a bañarse”, pero no gente extraña que solo hace maldades, comenta.

Cuando no había vigilancia en el rancho, los que llegaban se metían sin permiso y dejaban su mugrero.

Es más, el propietario no quiere que se difunda que allí está el nacimiento, para que no haya más visitantes de los que hoy tratan de llegar.

SON AGUAS MEDICINALES

Las aguas termales, azufrosas, tienen fama de ser medicinales o curativas. Desde siempre se sabe esto.

Por eso es que aquí tratan de llegar familias en busca de una esperanza para sus males, sobre todo de la piel.

De acuerdo con los informes de Pérez, fue creada una represa que hacía las veces de alberca y se llenaba y ahí se bañaban.

Ahora el agua sale del cerro y se va por la pendiente. Allí beben los animales de trabajo y se riegan los cultivos de maíz.

Otro dato que llama la atención, es que, en época de sequía, el venero se termina, desaparece completamente.

La gente entonces, busca el vital líquido en las norias que también son termales.

En alguna ocasión, hace años, vinieron técnicos del gobierno a medir la temperatura del agua, “pero no regresaron”, indica el propietario del rancho.

Se sabe por otro lado, que las aguas provienen de arriba de la sierra, desde el ejido Altas Cumbres.

Entre las casas del poblado se encuentra una especie de géiser que avienta aire y vapor de agua en periodo de invierno.

Aunque no se brinde ningún servicio, ni el ingreso, el hecho es que las aguas termales ahí están, en el municipio de Victoria, por la carretera a Mante, entrando por la curva del rancho El Doblón, como a 15 kilómetros de la capital.

http://www.turistam.janambre.com.mx

Dejar comentario