La virgen le da «teta» a Jesús…Figura única en Tamaulipas

Abr 26th, 2010 | By | Category: Altamira

Altamira.- Una versión, leyenda, dice que el templo fue construído utilizando leche de cabra para que no se derrumbara.

Y en efecto, no se ha derrumbado, pese a los 260 años, que ya tiene.

La edificación comenzó en 1750, y 15 años después ya se tenían las paredes de 1.50  metros de ancho, con techos de palma.

De lo que hay  poca historia, es de la figura de la Virgen María que  tiene en brazos a su hijo Jesús, al tiempo que lo amamanta.

Según las versiones que recogimos aquí, es la única imagen en Tamaulipas con esas características.

Las hay en muy diversas formas, se nos dice, donde aparece María y el niño, pero no dándole de comer.

Preguntamos en el templo de Santiago Apóstol, pero no saben sobre el origen de la figura religiosa.

La historia de Altamira está ligada al templo.

Fue fundada el dos de mayo de 1749 por Don José de Escandón y Helguera; trajo 68 familias  con un total de 285  personas venidas de diversos lugares. Al frente el capitán Juan de Barberena, un sargento y 20  soldados.

De acuerdo con la información, la fundación de la villa ocurrió a las diez de la mañana, en esos parajes.

Una de las actas dice:

“…Se procede  en seguida a enterrar un horcón en el lugar en que será el centro de la plaza, y se miden 124 varas en cuadro, quedando cada lado para un punto cardinal.

“En seguida se miden los solares en los que quedarán establecidos la Santa Iglesia  y Curato hacia el lado norte, de 60 varas de frente con 200 de fondo”.

Esto lo dice la obra del cronista Reynaldo Castillo  Portes.

Y de acuerdo con la versión del fallecido cronista de ciudad Victoria, Vidal Efrén Covián Martínez, en 1757 la iglesia tenía tres naves, aunque su techo y las bóvedas eran de zacate.

Por estas fechas, Altamira ya tenía 356 habitantes, además de 150 indios.

UNA RARA PIEDRA VOLCANICA

El templo está construido con una rara piedra, volcánica, que no se consigue por los alrededores, sino  por el rumbo de Aldama. Se cree que fue traída de ahí.

La  nave central es muy angosta.

Su fachada principal es aplanada, y tiene una capilla anexa.

Por el exterior del templo hay contrafuertes que también miden un metro con 50 centímetros.

Otras edificaciones se han realizado en los últimos años.

Por cierto que Altamira se llama así en honor de Juan Rodríguez de Albuerne, Marqués de Altamira, España, quien era uno de los protectores de Escandón.

Datos que recogimos en la biblioteca dicen que el Marqués fue uno de los que influyeron para que Escandón fuera comisionado a la colonización del Seno Mexicano, que se hizo bajo licitación, o sea, al que aportara más dinero a la corona.

El municipio pues, hace honor al orgullo del nepotismo del colonizador.

La fundación se realizó bajo la advocación de nuestra Señora de las Caldas.

En España, el nombre de las caldas se da a los sitios de aguas termales.

Allá mismo había la virgen de Santa María de Caldas de Reyes, en Galicia.

En 1870 entró en funciones en el templo el padre Joseph Sustáita, en lugar del padre Manzano.

La publicación “Altamira, Bastiones en el Sur de Tamaulipas”, de Juan Jesús Aguilar y Oscar Rafael Contreras Nava, contiene tres cosas interesantes.

De acuerdo con ellos, en 1822, Robert  Phillips narra algunos detalles en su obra “Pintoresco Viaje de Altamira a Real de 14”.

Nos transporta a través de bosques con todos los verdes, y sus ríos de azules diversos.

Y otro viajero, el capitán George Francis Lyon, en uno de sus diarios, en 1826, escribió.

-Dejé Altamira y el fresco rocío, cuando se evaporaba rápidamente bajo los primeros rayos del sol de la mañana, emanaba todos los aromas que había embebido de las flores silvestres.

Realmente nada podía exceder la fragancia que exhalaban  los bosques durante las primeras horas de la mañana. Su fineza había atraído a algunas hermosas variedades de pequeñas serpientes, muchas de las cuales, de un color verde exquisito y brillante, se deslizaban  por los senderos.

Vi ahora el faisán mexicano más pequeño, y los graznidos de las chachalacas resonaban  en todas partes del bosque.

Esta población está enclavada en la zona lagunaria del Pánuco.

En uno de sus diarios, en 1832, Luis Berlandier escribió.

-Altamira fue en otro tiempo la residencia de los españoles que venían de la metrópoli  para evitar las costas del golfo.

Aunque el comercio presenta mil dificultades por los lagos y pantanos, todo manifiesta en Altamira su antigua opulencia.

Todas las casas están bien conservadas y adornadas de portales.

La proximidad de las aguas saladas no alteraba en otros tiempos, de ninguna manera, la salud.

Usted puede visitar el templo de este municipio, para admirar la imagen de la Virgen María y la construcción.

Pero no lo haga entre la una y las cuatro de la tarde. Su personal, se va a comer, a dormir.

http://www.turistam.janambre.com.mx

One comment
Dejar comentario »

  1. la virgen le dá la teta a Jesús como hacemos todas la madres, no debería ser objeto de extrañamineto, pero lamentablemente es así. saludos.

Dejar comentario