“El Detalle”, rancho de descanso de Cantinflas y sus amiguitas

May 20th, 2010 | By | Category: Otros estados, portada

El Pujal.-Al menos cada quincena, el artista llegaba en su lujoso automóvil Buick, acompañado de dos o tres personas invitadas.

Cruzaba el río en un chalán de madera, propio, hacía un recorrido de aproximadamente cuatro kilómetros y llegaba a su «paraíso» construido a todo lujo en una superficie de 207 hectáreas.

Es el rancho El Detalle que fue propiedad de Mario Moreno «Cantinflas», ahora destruido por los ejidatarios que se lo afectaron, y que no respetaron siquiera el casco, o sea las casas.

Sin embargo, parece que el hijo y el sobrino, no han reclamado los bienes.

JORGE NEGRETE, LOS INVITADOS ESPECIALES

¿Por qué prefirió Cantinflas esta región? Nadie lo sabe, y seguramente ya no se sabrá.

Lo cierto es que Don Mario llegaba en su avión al aeropuerto de Tamuín, distante 50 kilómetros, y se venía para su rancho.

Para la construcción escogió una loma, desde donde puede apreciarse, como a un kilómetro, el caudaloso río Pujal, el que más tarde se une al Pánuco y desemboca en el Golfo de México.

Ahí tenía empleados permanentes, como Manuel Mendoza Gutiérrez, cuyo hijo, José, recuerda entre los invitados especiales a Jorge Negrete y muchos otros artistas de la época de Don Mario. También venían artistas como María Félix y amigas de turno del mimo.

Nunca se sabrá por qué abandonó la región para ya no regresar jamás.

Unos dicen que porque lo amenazó el cacique potosino Gonzalo N. Santos, después que el mimo no le quiso vender la pequeña propiedad.

-Posiblemente haya sido la causa de irse, la desconfianza, porque Don Mario no era de pleito, dice José Mendoza, mientras lava los rhines de un camión destartalado que tiene ahí en el patio de su casa.

Otros aseguran que le afectaron las autoridades agrarias, aunque la versión se niega pues las tierras jamás fueron latifundio, sino una pequeña propiedad en que solo había zacate para los caballos.

Lo cierto es que el rancho permaneció muchos años solo y, al final, los lugareños se apropiaron y formaron un ejido que hoy se dedica a la cañicultura, y se sigue llamando El Detalle, como la frase de Cantinflas: Ahí está el detalle!.

CON ALBERCA Y A TODO LUJO

Cantinflas sabía vivir «a todo lujo», como dicen los ejidatarios.

La energía eléctrica se producía a través de dos plantas de diesel que, como es de suponerse, fueron robadas cuando el cómico se fue.

Para surtir la alberca y las necesidades domésticas, había un sistema de bombeo desde el río Pujal.

Por supuesto que, antes de utilizarla en los servicios, el agua pasaba por una planta potabilizadora que le eliminaba impurezas.

Parte de estos equipos todavía están ahí, pero inservibles. Lo utilizable también fue robado.

Afuera de la alberca había una cantina cuya barra todavía permanece porque es de concreto, de cemento, forrada con azulejo de muy buena calidad.

Y de la «casa grande», de tres plantas, que hoy permanece cerrada, también se robaron todas las pertenencias del artista.

Se utiliza como local de reuniones del ejido, después de haber funcionado como Centro de Capacitación Agraria del gobierno.

Como hombre creyente, Cantinflas tenía allí mismo una capilla que hoy la gente pretende restablecer (en 1980 fue colocada una campana, pero nada más) sin resultados.

TENIA SU PLAZA DE TODOS

Al centro de las instalaciones una enorme plaza con jardines donde todavía se aprecian las bancas de concreto y azulejo.

También una noria con azulejo, la cual sigue dando servicio a las familias que allí viven, hijos de quienes fueron trabajadores del artista.

Y es que, Don Mario, como buen patrón, mandó construir seis casas, idénticas, para que habitaran sus trabajadores (todavía permanecen intactas).

Había caballerizas, muleras y burreras para alojar a los animales de carga y de monta.

Por un lado está, ya destruida, la plaza de toros donde se organizaban grandes faenas en que, casi siempre, actuaba Don Mario toreando vaquillas o becerros de poco peso.

Se dice que, cuando empezó a sembrarse caña de azúcar, vinieron grupos de cortadores de muchas partes y empezaron a hacer leña el tablado, los toriles, las bancas y todo lo demás. Lo que les era útil, pues se lo llevaron.

También había una fuente ornamental, que fue destruida por los lugareños.

EL REPARTO AGRARIO

Seguramente fue  en 1980 cuando los campiranos se repartieron la tierra de Don Mario a través de una resolución presidencial.

El dirigente habría sido Eduardo Garza, ya fallecido.

Sin embargo, se dice que Manuel Mendoza fue un día a ver a Cantinflas a la ciudad de México, a pedirle la tierra, y se dio mas o menos esta plática.

-¿Tú quién eres?

-De sus trabajadores.

-¿Y qué quieres?

-Lo vengo a ver tocante al rancho El Detalle…

-El Detalle es mío y seguirá siendo. Yo no lo cedo a la Reforma Agraria.

Al final, el artista quedó en que hablaría con funcionarios de la dependencia, para que se les entregara a quienes fueron sus trabajadores, únicamente.

El error fue no escriturar como propiedad.

Pero al final se creó un ejido de 207 hectáreas  donde solo 160 son de cultivo, para beneficiar a 48 gentes. Les toca pues de a tres hectáreas a cada uno.

Y sobrevinieron los pleitos, puesto que ingresaron personas con muchos recursos, que jamás habían conocido siquiera el rancho.

De los administradores que fueron de El Detalle, pues se recuerda a José Juanes, que se decía que era hermano de Don Mario. Después llegaron otros.

http://www.turistam.janambre.com.mx

2 comments
Dejar comentario »

  1. guxusadety…

    Russell Simmons

  2. una lastima como lo dejaron, el rancho, es bonito trabajar lo ya trabajado asi peleaban las tierras las labradas las trabajadas no les interesaba la tierra bruto y todo en nombre de la reforma agraria
    y mas ni siquiera cuidar la propiedad ni para usar la casa como cenrro de salud que mas da el gobierno probera

Dejar comentario