El Castillo del Inglés, obras de un poeta y pintor loco… Construía lo que soñaba

Jun 20th, 2010 | By | Category: Otros estados, portada, Tu puedes visitarlos

Xilitla, S. L. P.- Desde que se llega, por doquier se escuchan los rumores del agua que desciende, que rueda interminable y pareciera cantarnos al oído, arrullarnos.

Es también la combinación perfecta entre una lujuriosa vegetación, virgen, compuesta por helechos, lianas, árboles gigantes cuyas copas mantienen humedad permanente en ese piso deforme y raro.

Nos imaginamos una selva de hace miles de años, de cómo eran las corrientes cristalinas, claras, antes que el hombre comenzara con esa destrucción fatal de su entorno, las aguas y el aire, la tierra misma.

“Casi el paraíso”, diría sir Edward James cuando llegó por estas tierras y se enamoró de su exuberancia, los hermosos paisajes, la naturaleza en todo su esplendor.

Y esa magia de la naturaleza, no cabe duda, cada año atrae una oleada de visitantes que disfrutan hasta al paroxismo el paisaje y el entorno, pero también la obra de un artista extranjero al que muchas veces se le considero como un loco.

Y seguramente no estaba, el individuo, millonario, estaba loco: Construyó, mandaba construir lo que soñaba.

LOS JARDINES DEL INGLES

En términos llanos se le denomina El Castillo del Inglés, pero en realidad se trata de la residencia de Las Pozas, o el rancho, la quinta, la vivienda, la residencia.

Ciertamente es la obra de un loco, de un poeta que le apostó al surrealismo, que caracterizó el despliegue libre de la imaginación, conjuntando sin un orden previo el sueño y la realidad.

Es lo abstracto, lo inimaginable, lo mágico…La locura!.

Por su obra, nos damos cuenta que este tipo jamás tuvo un control del ejercicio de la razón. Obras y acciones inescrutables. Enigmas, acciones que jamás tendrán solución…Imaginación interminable.

A la llegada, unas viejas columnas de cemento que representan (según los conocedores) el estilo gótico, y nos va adentrando en un mundo raro de columnas y escalinatas envueltas por el follaje, los jardines perennes y originales de la región.

Después de fallecido el extranjero en 1984, un patronato de Xilitla tomó bajo su mando la administración del castillo y se cobra una cantidad a cada persona que quiera entrar.

En Semana Santa, miles y miles de visitantes se congregan en Las Pozas.

NACIO EN PAÑALES DE SEDA

James fue un tipo acaudalado, millonario. Nació en Escocia en 1907 y murió en San Remo, Italia, el siete de diciembre de 1984, cuando hacía un viaje (que era lo único que hacía) por Europa.

Descansa para siempre en su finca de Sussex, Inglaterra, llamada West Dean.

En esta comunidad potosina dejó una huella imborrable, un recuerdo permanente entre los ya no muy jóvenes que trabajaron con él, convivieron.

Fue un trotamundos indomable que se enamoró de esta tierra hermosa.

Edward fue nieto del Rey de Inglaterra, Eduardo VII, es decir, bisnieto de la Reina Victoria.

En su juventud fue diplomático, pero más tarde ingresó de lleno a  lo que le gustaba: La poesía y la pinturas que, al final, lo guiaron en la construcción abstracta de su castillo.

Convivió con los grandes, como Salvador Dalí y Leonora Carrington, de quien se dice que fue la que inspiró parte de las obras en Las Pozas, donde residió.

Y se dice que James estuvo al lado de Picasso cuando plasmó su famosa obra Guernica, que es una protesta viva en contra del bombardeo nazista sobre la comunidad vasca.

Tampoco podría dejar de tener amistad con Luis Buñuel, el maestro del cine.

Según e cineasta, James donó de su dinero dos aviones para la causa republicana española, a fin de que se rescataran las obras de arte de vanguardia de la Madre Patria.

No puede dejar de afirmarse que tuvo muchas locuras, no solo el Castillo de Xilitla.

DE CÓMO LLEGO A MEXICO

Según la historia, el poeta y pintor inglés llegó a México por 1944 y radicó en Cuernavaca, desde donde hacía viajes por el interior de la República para admirar sobre todo la naturaleza, las diversas regiones de nuestro país.

Un día conoció a un telegrafista llamado Plutarco Gastélum, con quien visitó Xilitla, después de tener informes de su extraordinaria vegetación, de su belleza mágica y lujuriante.

Desde entonces decidió quedarse para siempre en México y precisamente en Xilitla, la tierra virgen que había soñado.

Adquirió un lugar conocido como Las Pozas, el que apenas tiene un cerro y una pequeña planicie, en las afueras de la comunidad, antes de llegar desde el norte.

La construcción la realizó precisamente en el cerro con toda paciencia, con esmero, sin problemas económicos, con el auxilio de los lugareños.

Y hoy, ahí está su obra para ser admirada.

EL SIGNIFICADO DE LA NADA

Pero usted se preguntará ¿qué significa esta construcción? La respuesta es que la nada, lo abstracto, la imaginación echada a retozar.

Tal vez significa la combinación de un tema poético con otro pictórico, pero llevados a la piedra y el cemento…Una obra extraña.

Escalinatas que no llegan a ninguna parte…Columnas raras que también a veces no terminan, ni se sabe por qué están ahí si no se necesitan.

No cabe duda que es la incongruencia y la necedad, pero…con estética. La imaginación de un artista.

Formas y estructuras caprichosas, como las manos, o las serpientes, y al fondo un monumento a Henry Moore, de los grandes escultores del siglo XX, y quien influyó sobremanera en Las Pozas.

Formas de hierro y cemento, imágenes indescifrables…El Andador de las Serpientes, que seguramente tiene un estilo romano, según los conocedores.

Y la Pozas del Capitán, Puerta de Flores de Liz, Templo de Los Patos, Casa de los Flamencos, Plaza de San Eduardo, son otras obras plasmadas en cemento.

Toda una locura imaginada y llevada a la realidad por este hombre de sangre azul que un día decidió quedarse en Xilitla para siempre, pero no pudo conseguirlo al morir en el viejo continente y ser sepultado allá, con los suyos, con su linaje.

En resumen: Aquí todo es misterio pero también belleza.

Las instalaciones se han utilizado para filmar películas y telenovelas.

Si usted lo desea: Allá están esperándolo, no deje de visitar El Castillo del Inglés.

http://www.turistam.janambre.com.mx

One comment
Dejar comentario »

  1. Hola, ñes recomiendo el lugar es sencillamente maravilloso, la vegetación es un regalo de la naturaleza.

Dejar comentario