San Nicolás, abandonado por Turismo, está condenado a desaparecer… En ruinas como hace 200 años

Jul 31st, 2011 | By | Category: portada, San Nicolás

San Nicolás, Tamaulipas.- Así como nació, así murió su auge.

Un día llegaron los mineros y, cuando se acabó la plata, comenzaron a irse.

No hay duda que este es uno de los poblados más interesantes de nuestra entidad, aunque solitario y abanado de la mano de las autoridades y de Dios.

La cabecera apenas tiene algunos cien habitantes, que cada vez son menos.

De acuerdo con el censo del INEGI 2010, en el municipio viven un total de mil 31 personas (grandes y chicos).

Pero de esa población, apenas hay nueve profesionistas y el analfabetismo es muy alto.

El censo registra 271   viviendas, pero en ninguna hay una computadora y apenas 90 televisores.

Es un pueblo minero que tuvo su auge a finales del siglo XVIII.

Solo quedan los restos de ese progreso que alcanzó: Muros y paredes de las casas de piedra y cal. Las demás se las tragó el tiempo.

Una comunidad apacible, de ensueño, con su plaza y edificio de la presidencia modernista que contrastan con las ruinas.

En los últimos años, en lugar de incrementarse la población, va en descenso.

LLEGO A TENER HASTA 15 MIL HABITANTES

Para visitar esta cabecera, el interesado puede entrar por San Carlos y tomar una carretera ya pavimentada que comunica directamente en un trayecto de alrededor de 40 kilómetros.

Por supuesto que el aventurero que se atreva a ir a San Nico, debe llevar todo lo que necesite. Ahí no hay nada, ni restaurantes ni comida.

Tampoco autobús, y solo de vez en cuando llega una pesera de San Carlos, o una camioneta que hace el transporte.

Cuenta con una primaria y telesecundaria, centro de salud, y alguna vez funciona el radioteléfono. La luz también se va hasta por tres días consecutivos.

Se escuchan emisoras de San Fernando y Radio Tamaulipas; también los canales de televisión.

Ya debe imaginarse usted que no hay hotel. El visitante debe regresar el mismo día.

Es un pueblo inhóspito donde no pasan ni los contrabandistas de vehículos fronterizos, porque se desvían kilómetros adelante. Lo interesante está en su historia.

San Nicolás fue fundado el uno de abril de 1768, al descubrirse una veta de plata que se llamó La Luz.

Entonces la población era de 209 habitantes, administrados en lo espiritual por los sacerdotes de la villa de San Carlos.

Según los datos, en 1772 el poblado llegó a tener hasta 15 mil habitantes, y fue su máximo auge.

Ocho años después la mina se hundió y, además, fueron expulsados los españoles que compraban la plata que se obtenía.

ESTAS RUINAS QUE VEZ…

Allí están los vestigios de la cultura minera.

Las casas de madera y palma se acabaron, pero no las más fuertes edificaciones.

De acuerdo con la historia, en 1831, un botánico francés llamado Luis Berladier escribió:

-Cuando entramos a la población creíamos andar en medio de las ruinas de una antigua abandonada población… las casas todas de lajas y calizas están deshabitadas; las azoteas se han venido abajo y en medio de los muros vegetan ya varios árboles.

De cuando en cuando se encuentran entre esas paredes, una mala choza cubierta de pencas de maguey, habitada por un infeliz minero, cambiado hoy en mezcalero.

Y en 1873  el ingeniero Toribio de la Torre describe al poblado.

-Un montón de ruinas, con solo 503 habitantes.

A partir de 1869, a San Nicolás se le llamó Degollado, pero no se le quedó el nombre.

Las ruinas, siguen como hace más de 200 años.

Para 1984 la comunidad tenía mil 165 habitantes, pero se fue reduciendo cada año. El censo del dos mil dice que el municipio tenía mil 55 habitantes. Los datos del 2010 dicen que mil 31 almas.

Pareciera que el destino de San Nicolás es su extinción, se irá toda la gente y, entonces, podría desaparecer como municipio.

POR LA CALLE NO SE VE ALMA ALGUNA

Desde la entrada al pueblo se puede ver el ganado por las calles, las vacas que duermen en las casas antiguas o en terrenos aledaños, frente a los empedrados que ya se vienen abajo. Por la calle –solo una, que es la principal-  no se ve alma alguna.

En el templo de San Nicolás Tolentino destacan cuatro enormes campanas, al aire libre, colgadas de unos muros. No tienen inscripción de su fundición, ni del lugar en que fueron elaboradas.

La parroquia seguramente es el edificio más antiguo que está en funcionamiento. Es de muros de piedra roja, vigas de madera y lámina acanalada.

Datos recabados dicen que en 1770 el pueblo carecía de templo, por lo que esta construcción es de más acá.

Otro informe de Joseph María Carranza, dirigido al Virrey Berenguer y Marquina, en 1801, establecía.

-Acabo de recibir la noticia de que un rayo abrazó toda la iglesia, extendiéndose la voracidad del fuego a la habitación del padre ministro.

Y efectivamente, la casa está en ruinas, sigue en ruinas como hace 200 años.

-Del templo original solo queda la fachada, cuya puerta de arco de uno y medio puntos, se cegó a la altura de las impostas -dice un documento histórico almacenado en la biblioteca del ayuntamiento-.

El proyecto de trabajo del alcalde Guadalupe González Villarreal, para el trienio 2011-2013, es conseguir una ambulancia para el pueblo, un camión cisterna para surtir agua y la rehabilitación de tres viejas minas con fines turísticos.

http://www.turistam.janambre.com.mx

2 comments
Dejar comentario »

  1. Despues de haber visitado el municipio de San Nicolas Tamaulipas y haber observado lo que se comenta en este espacio, creo en lo personal que se debe apoyar a esta comunidad, de conservar este tipo de edificaciones y tratar de enriquecer su contenido ya que son pocos en el estado. Dar un valor agregado a los habitantesde este lugar como por ejemplo incluyendo un programa de escuela de ingles obligatoria para que desde pequeños los niños y niñas crezcan con los 2 idiomas y hacer màs intenso el estudio para que en lugar de que salgan de ahi personas sin oportunidades sea todo lo contrario ya que todos tenemos el derecho al conocimiento y eso es lo que nos saca adelante. Aprovechar que no tienen tantas distracciones en el exterior y capitalizar eso intelectualmente hablando. Por el lado de la infraestructura, haciendo una evaluacion extensa, creo se pueden sacar una serie de obras para conservar y preservar lo que tinen, tal vez el futuro de esta poblacion no es el de crecer sino vivir decorosamente sin el tumulto y vialidades a las que llamamos desarollo.

  2. Con mucho màs que agregar, como por ejemplo el precioso material rustico que se tienen ahi que es la piedra laja, de calidad unica, se puede vender para decoraciòn de fachadas y construccion de muros de contension, el mezcal, madera de mezquite, muchs cosas que podriamos agregar.

Dejar comentario